Ruta por las Highlands Escocesas.

Hola amigos viajeros, hoy volvemos a encontrarnos en este mundo digital para hablar del mundo real, vamos a descubrir uno de los lugares más bonitos del mundo, una ruta por las Highlands escocesas desde Edimburgo al Lago Ness, un viaje a las Highlands escocesas.

De Edimburgo a Kilmahog.

La mañana se levantaba fría en este mes de Septiembre, un clima típico de Edimburgo, mientras caminábamos por la Royal Mile hasta el punto de encuentro desde donde salía la excursión.

De repente comenzamos a ver gente agolpada en la entrada del Old Fishmarket close donde tiene su sede la empresa Viajar por Escocia (os recomiendo mucho elegir esta empresa).

Old FishMarket close Edimburgo

A lo lejos pudimos distinguir cual era nuestro grupo. Después de unas breves presentaciones, nos embarcamos en el viaje hasta el Lago Ness.

Durante todo el trayecto que nuestra fabulosa guía Bea nos hizo muy ameno entre historias y música que iba muy acorde, pudimos contemplar la infinidad de paisajes que componen Escocia.

Pasar por todos esos lugares contemplando los paisajes de campos infinitos, mirar desde la lejanía la imponente silueta del castillo de Stirling y el monumento a Wallace es algo maravilloso.

Este pequeño trayecto, cubierto de lagos y ríos que te llevan a Kilmahog es un premio que la vida regala, una sensación increíble.

Pero el mayor premio que te pueden dar es un día soleado por Escocia, un momento de parada en un lugar increíble donde puedes ver a las famosísimas vacas peludas, pasear un poco por los verdes campos y sacar algunas fotos en los Trossachs.

De kilmahog al Valle de Glencoe

Volvemos al autobús con las ganas renovadas después de haber visto a las preciosas vacas peludas, y haber podido tomar un poco de aire Escocés, con la intención de dirigirnos al valle de Glencoe.

Mientras viajamos de nuevo por las carreteras de este hermoso país, podemos ver como todo está rodeado de agua, los ríos y puentes que recorren la tierra son como cicatrices en un país que estuvo mucho tiempo atormentado por las guerras jacobitas.

La tierra de los lagos

Escocia es la tierra de los lagos, circular por las carreteras escocesas es muy diferente a circular por las carreteras de cualquier otro país.

En primer lugar para mí se hace muy extraño circular por la parte de la izquierda, pero como bien sabéis a todo se acostumbra uno.

Perdido entre los campos y aunque sentado en el bus que me conducía a la siguiente parada, miraba desde lo lejos el monumento a William Wallace, con la sensación de llegar hasta allí a través del pensamiento.

Mientras la marcha interminable del bus era amenizada con las canciones típicas de Escocia, bandas sonoras de películas aquí rodadas y con las magníficas historias relatadas por nuestra guía.

Entre grandes parques, estepas interminables y ríos que surcan el país, llegamos a uno de los puntos más espectaculares de la visita.

El Valle de Glencoe.

La espectacularidad de Escocia se ve en este lugar, la amplitud de las vistas que se tienen de las Highlands desde aquí es increíble.

Cuando el bus se detiene, y nos permiten viajar el aire fresco de este valle me golpea en la cara, aunque no lo creáis para mí es un sueño hecho realidad.

Había visto tantas veces este lugar en mi mente, en series y películas que ahora me parecía un sueño poder estar aquí. Pisando esta hierba húmeda, tan blandita, mientras el rumor del arroyo circula a mí alrededor.

El valle de Glencoe es ese lugar sobrecogedor que te deja impresionando, mirando a tu alrededor e intentando sacar una buena foto, pero lamentablemente no le hacen justicia, ninguna foto será capaz de captar esta realidad.

En este lugar idílico han pasado muchas cosas, pero una de las más impactantes es:

La Masacre de Glencoe:

La historia cuenta que había dos clanes rivales y vecinos en estos valles, los Mac Donald y los Campbell.

Durante la sucedió de Escocia, los dos bandos uno perteneciente a Guillermo de Orange y el otro a Jacobo II se enzarzaron en guerras, tras una batalla, los Maclains de Glencoe saquearon las grajas de los Campbell.

Cuando Guillermo gano la guerra, ofreció a los clanes el perdón, siempre y cuando tomaran juramento de lealtad antes del 1 de enero de 1692.

Todos los clanes de Glencoe pidieron permiso a  Jacobo, el que tardo varias semanas en contestar, aun así a todos les dio tiempo de hacerlo menos a Alastair Maclain, quien acudió el ultimo día.

Pero todo estaba en su contra, fue retenido tres días por el clima, otros tres por que tuvieron que resguardarse en un castillo, y otros tres más por que quien debía tomarle el juramento no estaba.

Así que cuando pudo tomar ese juramento, con las cartas que llevaba de que había presentado en su día, lo hizo y fue aceptado, pero no todo había terminado.

El Asesinato de un clan

Cuando los Campbell se enteraron de que habían tardado tanto, o mejor dicho que no había sucedido en el día, vieron una oportunidad para vengarse por aquel saqueo que propicio rencillas vecinales.

Así que, pusieron camino a Glencoe, hogar de los MacDonald, y apelando a la tregua del clima que se concedía a los enemigos y amigos a ofrecer hospitalidad en las duras noches de invierno escoces entraron en el hogar de los McDonald

Comieron, bebieron y festejaron, hasta que la noche calló. Una vez que todos estaban dormidos, los Campbell se levantaron y asesinaron a todos los hombres capaces de luchar.

Consagrando así una de las mayores masacres del valle, aprovechando una tregua y quedando sin honor, hasta tal punto que hubo un tiempo que en los pubs de la zona se prohibía la entrada a los perros y a los Campbell.

Es en este valle donde se encuentran las Three Sisters, lugar donde las mujeres de aquellos asesinado fueron a llorarles e incluso a morir a la intemperie, ya que sus hogares fueron también incendiados.

Por eso este valle tiene esa aura sobrecogedora que te embriaga desde el principio, y es un lugar que ha inspirado a muchas personas, para elegirlo como uno de los escenarios de cine más famosos.

James Bond, Harry Potter y muchos más han elegido este paisaje como gran fondo para sus películas.

Antes de subir al autobús me detengo un momento en el puente que cruza el rio, a mirar un momento el lugar que tantas veces he visualizado mentalmente, en ese pequeño instante no importa nada más que el paisaje y yo mismo, mi disfrute personal.

Rumbo a Fort Augustus.

De nuevo en la carretera, nos dirigimos a Fort Augustus. Mientras el Gran Ben Nevis, el monte más alto de Escocia nos da la bienvenida y nos saluda con su cumbre cubierta de bruma.

Cruzamos la gran falla de Great Glen y nos introducimos en las tierras altas escocesas. Es en este lugar donde cruzamos los lagos más grandes, y donde podemos ver los antiguos castillos y palacios que antaño dominaron los nobles de estos lugares.

Y por supuesto nuestro destino, uno de los puntos más importantes e innovadores de esa Escocia que parece ancestral, el sistema de esclusas y el Canal de Caledonia, una obra que une el mar del norte con el océano atlántico atravesando Escocia.

Una vez llegamos a Fort Augustus, hemos llegado a nuestro destino.

El Lago Ness.

En este momento sí que voy a poner los precios de este lugar, gracias a los descuentos de Viajar por Escocia, podemos disfrutar del paseo por este Lago a precios bastante razonables para estar en Escocia.

Una hora en el crucero sale a 17€ para los adultos, 15€ para mayores de 60 años y 10€ para los niños hasta 15 años.

¿Merece la pena hacer el crucero?

Esa es la pregunta que mucha gente se hace al llegar aquí, pues bien, la respuesta es sencilla.

Muchos de nosotros tenemos el Lago Ness idealizado, los mitos, las leyendas y las películas de ciencia ficción son culpables de la imagen que tenemos de este lugar tan famoso.

Pero en definitiva, sí que merece la pena y mucho. Poder navegar este lago con sus aguas negras, entender su profundidad e intentar sacar una foto del “monstruo” son experiencias que hay que vivir al menos una vez en la vida.

Eso sí, algunos consejos que os doy es que vayáis bien abrigados porque en el lago hace frio, el aire corre de una forma increíblemente violenta en mitad del lago y la pequeña brisa que discurre hace que la sensación de frio aumente.

Pero con la inmensidad del lago, todo se olvida, hay que pararse a disfrutar de todo lo que ves en cada momento, escuchar las indicaciones del capitán del barco, e incluso tomar un tiempo para asimilar bien donde estas

Porque sin duda, estas siendo parte de la leyenda, no cabe en tu mente otra imagen que la de quedarte a vivir aquí o de crear en este lugar un sitio donde retirarte cuando tus años de vida van llegando a su fin.

Para mí, mereció la pena y mucho, una experiencia que no olvidaré mientras viva.

Regreso a Edimburgo.  

Llega la hora de abandonar este maravilloso paraje, marchar de nuevo a la ciudad de Edimburgo, y el camino de vuelta se vuelve un poco triste, aun sabiendo que voy a regresar a una de las ciudades más bonitas del mundo.

Pero el camino está lleno de sorpresas, mas lugares que merecen una autentica parada, como por ejemplo

Commando Memorial.

Este sitio es un lugar muy especial, encarado al gran Ben Nevis, el pico más alto de escocia, este lugar es un homenaje a todos aquellos soldados escoces que han caído en las Diferentes guerras en las que ha participado Escocia.

Un lugar al que los escoceses vienen a depositar sus apreciadas amapolas, que es símbolo de los soldados en el Reino Unido, se escogió esta flor porque es la que crecía en los campos franceses en la Primera Guerra Mundial. Donde millones de soldados cayeron.

El lugar es un remanso de paz en la ya pacifica escocia, un lugar en el que la atmosfera te envuelve de un modo muy especial, un sitio que es de obligada visita.

Una Última parada Pitlochry

Antes de regresar definitivamente a Edimburgo y dar por concluida la visita a las tierras Altas, Viajar por Escocia nos ofrece un auténtico premio.

Tras cruzar por el parque nacional de las Cairngorms, llegamos a un pintoresco pueblecito, Pitlochry.

Este pueblo es un encantador lugar de estilo victoriano que te sorprende nada más bajar del Autobús, uno de sus encantos es la estación de ferrocarril, que fue un regalo del pueblo a la reina, ya que esta pidió como regalo, cosas que pudiera utilizar su pueblo.

Ella misma fue quien la inauguro haciendo un viaje desde su residencia hasta este lugar en tren.

Este pueblo es perfecto, para parar en alguno de sus pubs y tomar algo para reponer fuerzas, un sitio muy recomendable es el pub McKays, donde podréis disfrutar de algunos de los whiskeys que se destilan en el mismo pueblo.

Hasta Pronto Highlands.

Llega el momento de despedirse de este lugar tan increíble de Escocia, y lo hago con una promesa, volver pronto para realizar un auténtico road trip que me descubra esos secretos escondidos de estas tierras.

Un viaje apasionante y muy enriquecedor, que gracias a Viajar por Escocia y a nuestra fantástica guía Bea, no olvidaré jamás.

“Un Saludo y nos vemos en el Camino”

Pedro E. Juzgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.