Bienvenidos a Tokyo

Hace algún tiempo que descubrí el sushi, esa maravillosa comida que a veces me vuelve loco, pero es una gran sensación saborear un buen pescado, cortado magistralmente, el problema es encontrar sitios de calidad que respeten el trato al producto, y aunque las innovaciones están bien, prefiero la tradicionalidad de Japón con sus productos clásicos, su arroz perfectamente cocinado, y sobre todo la armonía que se respira en el ambiente de estos restaurantes.

Hoy me gustaría recomendaros un restaurante japonés en Córdoba, Tokyo restaurante, enclavado en el centro de la ciudad, justo al lado del Hotel Córdoba Center, en una perpendicular a la Avenida de la Libertad, concretamente en la calle Manuel Cuellar Ramos.

La primera vez que visité el restaurante fue por motivos de trabajo, un compañero que conocía bien el local reservó mesa, y allí nos plantamos, amantes del sushi a comer un auténtico menú japonés. La verdad es que esa primera visita me encantó, la decoración, el servicio y sobre todo la comida.

Es por eso que decidí volver para dedicar una visita en Turviaje a este lugar que desde luego me parece especial, y más en una ciudad como Córdoba.

EL RESTAURANTE

Vas caminando por la ciudad, por esta parte nueva que se ha convertido en centro neurálgico de cientos de negocios, relacionados con empresas y donde varios hoteles tienen su emplazamiento, y de repente te encuentras delante de su fachada, con grandes cristaleras, adornadas con persianas que parecen tradicionalmente japonesas, es lo que te llama la atención, y decides entrar.

En el interior se nos olvida la ciudad en la que estamos por completo, y pasamos a ver una estampa japonesa, mesas y sillas de madera, la decoración totalmente oriental, con revestimientos de madera en las columnas, clásicos farolillos japoneses,  todo muy bien organizado, además tenemos los típicos reservados tan característicos de los restaurantes del país nipón. También tiene reservados donde encontramos bancos de madera separados por biombos del resto de la estancia y en los cuales nos podemos sentar sobre cojines.

Las camareras van ataviadas con kimono, normalmente negro y son muy educadas, aunque a veces tardan en servirte, dependiendo de lo lleno que esté el restaurante y de si has elegido zona con reservado o mesa en el comedor, incluso en el mismo restaurante disponen de una tienda de productos japoneses, en la que podemos comprar productos traídos del país del sol naciente.

En realidad, tan solo con entrar en el lugar ya vivimos nuestra primera experiencia.

Y ahora vamos con lo más importante, La Comida.

MENÚ:

La carta de Tokyo es verdaderamente amplia, abarcando los grandes platos de la cocina nipona, desde ensaladas realizadas con gran variedad de ingredientes, las clásicas elaboraciones de pescado; sushi, makis, california rolls, niguiris…. Y por supuesto no podía faltar en un restaurante japonés, el teppanyaki. En definitiva la oferta es amplísima y están preparados para satisfacer las necesidades del cliente al que gustan este tipo de restaurantes.

Después de mirar durante largo rato la carta, como siempre tuve que decantarme por pedir un menú, en este caso elegí el menú Ronin, culpa de esto fue el nombre, ya que como sabréis un Ronin es un samurái sin señor.

Ronin:

Siempre que llegamos al restaurante, sea cual sea la opción que hayamos pedido, nos sirven un platillo con Edamame, una preparación con habas de soja inmaduras cocidas con agua y sal que viene genial para comenzar.

El menú consta de varias opciones, así que simplemente os voy a comentar la opción que yo elegí:

Ensalada de algas y pepino con salsa especial:

Es una ensalada muy fresca, compuesta de alga wakame, pepino, y una salsa especial a base de tomate y sésamo tostado, en definitiva es deliciosa con un sabor agradable, la combinación de las algas con el pepino es bastante correcta y junto con la salsa especial le da el toque personal a esta ensalada.

Sopa de miso:

El miso es una pasta aromatizante hechas con semillas de soja y sal marina, fermentada con el hongo koji, se utiliza para una gran variedad de preparaciones orientales pero, la sopa de miso es uno de los platos principales de la gastronomía japonesa.

La sopa que nos sirven en Tokyo es la típica, una base de caldo de pescado al que se le agrega el preparado de miso, y que viene aderezada con alga wakame deshidratada, cebolleta y tofu cortado en dados.

Como no podía ser de otra manera debes saber que es un caldo sin más, que contiene tanto el sabor del miso como los trocitos de tofu, y aunque de sabor es normalita debes comprender que es el típico caldo como el que siempre se ha hecho en las casas, un simple entrante para lo que viene después.

Lo que es de destacar en Tokyo es la presentación de esta sopa, pues viene en un cuenco con una tapadera que mantiene caliente el producto y aunque nos trae una cuchara se suele beber directamente del cuenco, usando la cuchara, o los palillos para comer los ingredientes sólidos.

No podemos destacar mucho de ella, pues es eso simplemente un caldo con sabor a pescado acompañado de algas y tofu, sin más, y aún así esta rica.

 Mini-rollitos:

Poco tengo que decir de este plato porque es uno de los más típicos de la cocina asiática, son unos rollitos creados con masa filo, rellenos de carne de cerdo y verduras variadas.

Yendo directamente a la crítica, he de decir que aunque están ricos son muy básicos, no tienen nada especial que destacar en ellos, la única ventaja es que son hechos a mano, totalmente caseros. Y la pena es que en el menú Ronin tan solo vienen dos unidades, acompañados de su clásica salsa agridulce.

Por poner un punto negativo, siempre la lechuga que les hace de cama, es algo que ni te comes, ni te vas a comer, así que si no se han dado cuenta este aderezo podía cambiar por algo más “comestible”, tanto en Tokyo como en el resto de restaurantes de España.

Bandeja sushi: Niguiris y Makis

Es lo que todos esperamos al entrar en un restaurante japonés, el plato por el que mucha gente visita este tipo de restaurantes y también por el que mucha gente no los visita sin llegar a saber qué es lo que se están perdiendo.

La bandeja que corresponde al menú contiene lo que podéis ver en la foto, 6 Makis y 8 Nigiris, y por supuesto es un bocado maravilloso

Los Makis que menos me suelen gustar son los que en su relleno contienen pepino, por suerte para mi, en el menú ronin vienen los de aguacate y surimi, que son unos de mis favoritos ya que junto con el arroz y el alga nori los hacen impresionantes, y aunque los de salmón por supuesto son deliciosos estos tampoco los desmejoran para nada.

Los Nigiris son una maravilla, el pescado es muy fresco, y de hecho se puede ver la pinta que tienen nada más colocarte la bandeja de madera que hace que todo sea especial, como un recuerdo de Japón, el rodaballo, el pez mantequilla, el salmón, pero debo destacar por encima de todos el atún, ya que es una de mis debilidades, y en este sitio lo hacen fenomenal. El arroz bien cocinado, con un corte de pescado que al entrar en la boca se deshace, dejando todo el sabor.

Debo añadir aquí que la salsa de soja es increíble, el wasabi, está bien condimentado, y correctamente desarrollado, eso si no te pases mojando pues te picará, y las notas de jengibre que nos ponen con el pescado para limpiar la boca y apreciar el nuevo sabor completa el plato a la perfección.

Flan de té:

Aquí he de decir que la camarera no me presto mucha atención, bien sea porque no se acordó de que yo estaba allí, o bien porque como dije al principio al estar en un reservado no se dieron cuenta de que aún estaba esperando el postre, así que después de 15 minutos que había terminado la comida (15 minutos!!!!!!!!!!!), por fin decidí levantarme y ponerme de pie para hacerme notar.

La chica vino muy amablemente, pidió las disculpas correspondientes y me ofreció los postres, de todos ellos, me quedé con su recomendación, un flan casero de té verde, nunca había probado este tipo de flan, era mi primera vez y debo decir que me impresionó gratamente, la espera había merecido la pena con creces. Pero por ponerle un punto negativo, la nata que lo acompañaba no le hacía justicia ninguna, y mucho menos el caramelo, aunque los sabores combinaban bien, el flan es muy top como para acompañarlo de una simple nata y caramelo líquido.

 

En definitiva: Comer en Tokyo Córdoba, es una experiencia maravillosa para todos los sentidos, en primer lugar la vista, pues el espacio del restaurante es muy japonés, los aromas de la tierra del sol naciente, el tacto de los productos y por supuesto el gusto de ese pescado fresco que nos alegra el día

Aunque como contas, debo decir que hay veces que el servicio es lento, merece la pena esperar un poco para que podamos disfrutar más del lugar y sus platos, tienen platos que son muy normalitos, pero se compensa con la calidad de otros. Lo que equilibra por completo el restaurante.

Volveré; seguro que volveré pues aún me quedan cosas que probar de la gran carta de Tokyo Córdoba, sobre todo la especialidad de la casa que es el Teppanyaki, y mi próxima visita será para ir directamente a esta especialidad culinaria y visual, ya que también hacen espectáculo acrobático.

Por todo esto que os cuento mi recomendación es que vayáis a Tokyo Córdoba, ya que si no os gusta el sushi, disponen de gran variedad de alimentos que podéis comer, por si no lo habéis probado, probar el sushi, lo mismo os encontráis frente a vuestro plato favorito, eso sí, siempre en compañía que es como más platos se pueden degustar de una gran carta.

Un saludo y buen provecho

 

Pedro E. Juzgado

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *