Caracoles cordobeses, entre la tradición y la innovación

Hace unos días os hable de una Córdoba distinta a la de las catas, las cruces, los patios y la feria, esa Córdoba por la que muchos paseamos de buena mañana y nos encanta, por eso hoy voy a hablaros de una tradición gastronómica de la ciudad en la temporada de primavera, Los Caracoles.

Entre la tradición y la innovación.

Córdoba es un lugar muy tradicional pero cuando se trata de los Caracoles, Córdoba se mueve a un ritmo imparable, es una mezcla de tradición e innovación que avanza mucho más rápido que en cualquier otra cosa.

En la ciudad se instalan puestos donde los visitantes y los cordobeses pueden degustar multitud de variantes de caracoles. Desde los clásicos con caldo que puedes encontrar en cualquier parte de la ciudad hasta recetas súper innovadoras que solo encontraras en algunos puestos.

Cuando te paras en la ciudad en cualquier esquina hay un puesto alguno de ellos son muy conocidos por haber ganado varios premios, si como lo oyes, la ciudad posee un concurso de caracoles en el que participan los puestos y ganan premios que les dan prestigio.

A mitad de temporada (este año ha sido el 13 de Mayo) se hace una gran caracolada en La ciudad, donde los participantes pueden comer caracoles gratis, y los dueños de los puestos de caracoles guisan más de una tonelada de este molusco para el evento.

Puestos de la ciudad.

En la ciudad hay multitud de puestos diseminados por todos los lugares, en total 46 puestos donde se pueden disfrutar de los deliciosos caracoles cordobeses.

Aqui os dejo una lista de todos los puestos de la ciudad:

  • Avenida de las Ollerías, junto a la Torre Malmuerta
  • Avenida del Gran Capitán
  • Calle Periodista Eduardo Baro, esquina con la calle Periodista Ricardo Rodríguez
  • Plaza del Amanecer
  • Glorieta Hiroshima Nagasaky
  • Parque Elena Moyano
  • Plaza La Iglesia, confluencia con la avenida de la Diputación y la avenida del Campo de la Verdad
  • Calle Escritor Conde Zamora
  • Avenida Rocío Dúrcal
  • Plaza Matías Prats
  • Calle Pintor Espinosa, esquina con la calle Padre Morales
  • Plaza de la Oca
  • Calle Pintor Aguilera Amate
  • Paseo de la Soleá
  • Calle Libertador Sucre
  • Calle Camino Viejo Almódovar
  • Bulevar de Hernán Ruíz
  • Plaza Vistalegre
  • Calle Arquería A. García y Bellido
  • Avenida de la Fuensanta
  • Carretera de Trasierra
  • Calle Arcos de la Frontera, esquina con la avenida Carlos III
  • Avenida de Granada, en la plaza de Andalucía
  • Glorieta Cruz de Juárez
  • Avenida Isla Fuerteventura
  • Plaza Cristo de Gracia
  • Calle Compositor Rafael Castro
  • Paseo de la Merced
  • Bulevar entre la plaza Marisol Muñoz y la calle Maríangeles García
  • Avenida de Almogávares
  • Jardines de la Memoria, parque Fidiana
  • Ronda del Marrubial, esquina con la avenida Agrupación Córdoba
  • Calle Hernando de Magallanes, junto a la iglesia Nuestra Señora de Linares
  • Plaza de la Magdalena
  • Glorieta Amadora, confluencia con la avenida Cañito Bazán
  • Avenida Isla Fuerteventura, esquina con Isla Formentera
  • Calle Victoria Kent, esquina con la calle María La Judía
  • Plaza de los Ríos
  • Plaza Juan Bernier
  • Avenida del Ministerio de la Vivienda- solar de la Palmera
  • Pasaje Pantoja
  • Avenida de Libia, esquina con la calle Paco León
  • Avenida de Cádiz
  • Avenida Virgen de Fátima
  • Calle Compositor Rafael Castro, junto al estadio Enrique Puga
  • Calle Haza del demonio, en la barriada de Alcolea

Hay muchos conocidos como los de caracol express, la cruz de Juárez, los patos I y II, el caracol de oro en Noreña etc.

Podéis disfrutar de este pequeño aperitivo en cada puesto y sin duda todos estarán deliciosos, pero desde turviaje hicimos una pequeña degustación en los que para mí son los mejores, y en los que en el pasado han obtenido algún premio.

O por el contrario podéis intentar buscar los más innovadores en cuanto a receta y probarlos, en cualquier caso, es algo que si vienes por córdoba no puedes dejar pasar, porque aunque te parezca raro o no te gusten, las opiniones cambian al probarlos.

Primer contacto.

Antes de ir a visitar los caracoles con unos amigos, yo había pasado el día en Córdoba para el post anterior. Ese día al pasar por el parque de los patos, paré a degustar unos caracoles en el puesto que tiene el mismo nombre en la ciudad.

La opción elegido, fueron unos caracoles a la carbonara, que por cierto habían ganado premio en el año 2014, y bueno no estaban muy mal.

Tenían la típica salsa carbonara con sus trocitos de Bacon pero al tener que recalentarlos pues no te los van a hacer en el mismo momento, pierden un poco de su esencia, con lo que su aspecto no es muy apetecible,

Pero de sabor estaban bien con lo que este primer contacto con los caracoles en 2018 fue un poco desilusionante.

Una advertencia previa.

En realidad el degustar todos los caracoles de los ganadores puede suponer un hartazgo de caracoles, así que nos centramos en los dos puestos que han ganado en varias ocasiones para probar la variedad.

Por esa razón elegimos los dos mejores puestos a nuestro entender

El día C.

Me tomo la libertad de este juego de palabras para dar comienzo al día de los caracoles en Córdoba, todo empezó con una charla entre amigos en la que decidimos ir a degustar algunos caracoles a Córdoba, y pasar el día allí.

La primera parada fue en la taberna Hola ¿qué tal?, un pequeño local en córdoba regentado por Andrés y Raquel, ambos de mi pueblo La Granjuela y a los que ya le debíamos la visita.

En dicho local, nos tomamos unas cervezas y degustamos sus tapas, que hacen con gran cariño y esmero, entre ellas un salmorejo que como se dice por aquí, quita el sentío. Otra tapa que probamos fueron unos pinchitos que quizás hayan sido de los mejores que he probado (después de los de mi madre por supuesto)

Con la sensación que da la alegría de ver a unos paisanos, nos dispusimos a comenzar con la degustación, la cual comenzaría con unos caracoles de los mejores de Córdoba.

Puesto La Cruz de Juárez.

Uno de los que más veces han ganado el concurso en su categoría de caracoles de caldo, los de siempre los de toda la vida.

El puesto está en la Avenida Cruz de Juárez de ahí su nombre, en uno de las aceras, es un puesto en que se ve que paran muchos cordobeses a degustar esos caracoles, que están muy bien elaborados.

El caldo tiene la mezcla de la clásica hierbabuena, pero además les añaden ciertas especias que tiene como un poco de sabor a curry.

Uno de los placeres de comer caracoles radica en la perfecta armonía que se conjuga cuando van acompañados de una cerveza, sentarte en la terraza y comenzar a oír el clásico ruido cuando cuándo rechupueteas la concha del caracol que se resiste.

Este puesto de caracoles es uno de los punteros de Córdoba, si bien he de decir que en todos los puestos puedes probar desde estos caracoles de caldo, a las cabrillas y los Gordos en salsa, pero para mí, estos que eran los ganadores deberían de ser los que probara en este establecimiento.

Después de pasar un rato entre risas en este puesto, nos fuimos a otro punto de la ciudad en donde haríamos una degustación variada de caracoles, todos con salsa y por supuesto los más innovadores de esta temporada.

Caracoles Noreña (Isla de fuerte ventura)

En este barrio de Córdoba, existe uno de los puestos de caracoles  con más solera y calidad en sus preparaciones.

En este puesto nos dispusimos a hacer la mayor degustación de todas.

  • Caracoles picantones: Uno de los clásicos, estos caracoles de tamaño medio, tienen una de las salsas más potentes que puedes comer, para probarlos os recomiendo estar bien servidos de cerveza pues pican y bastante. Son una auténtica delicia que poco a poco te va enganchando hasta que no puedes dejar de comerlos.
  • Caracoles a lo Fungi: Son del mismo tamaño los que se conocen como cabrillas, y vienen acompañados de una salsa de setas que con el romero y el tomillo hacen de estos caracoles un plato que recuerda a campo, a la naturaleza a la que pertenecen los caracoles. Muy delicados y deliciosos.

  • Caracoles con angulas: Sabemos que es un sucedáneo de Angulas, pero no por ello debemos no probarlos, es una receta que combina bastante bien y que te deja un sabor muy agradable en la boca, mientras que disfrutas del molusco y de las Angulas, puede ser uno de mis favoritos, porque tienen una suavidad difícil de encontrar en un plato de caracoles.
  • Caracoles borracos con Jamón: aquí es donde mi padre (al que no le gustan los caracoles) diría “vaya lastima de Jamón” pero para mí es un acierto, esa combinación de caracoles y jamón se convierte en el nirvana de los caracoles cuando tomas el primer bocado y mezclas los sabores, un placer que no olvidarás al probarlo.

Ahora después de haber degustado todos estos caracoles ya estaba casi lleno, pero no podía dejar de pasar la oportunidad de disfrutar de una de las innovaciones de este año en Caracoles Noreña.

  • Caracoles a la cerveza con espuma de Alioli: bienvenidos a la alta cocina de los caracoles, nunca en mi vida imaginé que algo así podía suceder en un plato de caracoles, el acierto más grande que jamás he visto, esa copa de caracoles que asemeja a una cerveza a la vista, es una combinación increíble.

        Los caracoles tienen ese gusto a cerveza de la salsa en la que han sido cocinados, y de repente el camarero del          puesto coge un sifón y te rocía la copa con esa espuma de Alioli, la cual comienzas a probar y resulta que es              como un manto que realza todo el sabor.

       Esta innovación merece un premio este año pues sin duda alguna son los mejores caracoles en salsa que he               probado en mi vida, y seguramente el año que viene cuando vuelva pediré los mismos, pues acaban de                       convertirse en los caracoles que quiero comer.

Para concluir el post, os recomiendo que visitéis los puestos que queráis y que disfrutéis de los caracoles de Córdoba, solos o como yo en buena compañía, y que si los veis como algo que jamás comeríais, recordad que eso solo está en vuestra mente, pues es uno de los mejores alimentos que podéis incorporar a vuestra dieta.

Los caracoles se vienen comiendo desde hace muchísimo tiempo en la ciudad de Córdoba, desde los romanos que comenzaron su crianza, pero en la edad media fue cuando comenzó su apogeo, ya que su carne si se podía consumir en periodo de cuaresma. podeis leer un poco de su historia [Aqui]

Disfrutar del buen tiempo cordobés en los meses de primavera, con un buen plato de caracoles, en la terracita de algún puesto, mientras compartes risas y cerveza es algo que verdaderamente no tiene precio

¿Y vosotros os atreveríais a probarlos?

“un Saludo y nos vemos en el camino”

Pedro E. Juzgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.