Toledo, La Joya del Reino y cuna del Imperio.

Hola Turviajeros, wanders, traveleros y visitantes, en esta ocasión vamos a visitar Toledo. Ya que pasé dos días en la ciudad, he pensado que os gustaría descubrir sus principales atractivos, por eso os hago este artículo: Toledo, La Joya del Reino y cuna del Imperio

Toledo, la ciudad de los Reyes.

Para empezar vamos a hablar un poco de su historia. Toledo es un lugar que ha vivido la mayoría de la historia de España.

Desde la prehistoria, hasta la edad moderna, siempre ha estado habitado por diferentes pueblos, que han hecho de Toledo en muchas ocasiones la capital de sus reinos.

Alanos, Visigodos, Godos, judíos, musulmanes, siempre han visto en Toledo un lugar en el que crear su reino, y como consecuencia, Toledo es uno de los mayores tesoros de España, un lugar que merece la pena ser visitado.

Toledo ha pasado por grandes periodos de luz, cuando los Reyes Católicos montaron allí su residencia.

Foto obtenida de internet

Pero también por grandes periodos de oscuridad, cuando Felipe II la trasladó a Madrid. Pero aún así, Toledo guarda ese encanto que permite perderte por la ciudad y disfrutar de una rica historia y gastronomía.

Desde que los reyes establecieran su corte allí, Toledo creció muchísimo, todos querían tener sede en el lugar.

Esto, generó que muchas congregaciones religiosas se establecieran en el lugar, por lo que hay muchos conventos, iglesias y templos que descubrir en la ciudad.

Ya que los Reyes Católicos, Urbanizaron la ciudad, y crearon grandes complejos como monasterios, palacios, y demás, Toledo experimento en esta época su máximo esplendor.

Con el descubrimiento de América, Toledo volvió a crecer de forma desmesurada, gran parte de las riquezas que tiene, proceden de esa época.

Foto de toledo realizda por turviaje

Cuenta la leyenda, que una noche, un judío prestamista se encontraba en su casa, cuando recibió la visita de una mujer, quien venía totalmente tapada, esta le trajo gran cantidad de Joyas de gran valor, con las que quería sacar el máximo de dinero posible.

Entonces, este judío, le consiguió a la misteriosa mujer la cantidad de casi dos millones de Maravedíes.

Poco tiempo después, se echaron en falta dichas joyas, y desde entonces se dice que fue Isabel la Católica quien empeño estas joyas para poder pagar el viaje de Cristóbal Colón a las Américas.

Aquí vemos la importancia que tuvo Toledo, en casi toda la historia de España.

Descubriendo Toledo.

Cuando llegas a Toledo, el aroma de la ciudad te despierta los sentidos, los olores a Mazapán, Migas y ese aroma a Ciudad vieja pero moderna es algo que te gana desde el principio.

Llegar a Toledo es llegar a una parte importante de España, cuando desde lo lejos ves la silueta imponente de la ciudad, sabes que vienes a un lugar con bastante historia.

La ciudad Amurallada en sus tres cuartas partes, rodeada por el rio tajo, tiene esa imagen de fuerza que te cautiva.

Cuando caminas por sus calles estrechas, no puedes dejar de mirar todas esas tiendas, recuerdos de un pasado forjado a fuego.

Las miles de espadas y navajas que convirtieron a Toledo en uno de los más grandes productores de este tipo de material en el Mundo.

Todo está lleno de estas espadas de acero toledano, famosas en el mundo entero.

Pero también encontramos turrones, mazapanes, jamones y miles de cosas que comprar y que te llaman la atención.

Pero sobre todo tenemos vistas, arquitectura, calles preciosas y rinconcitos para perderte.

Pasear por los lugares abarrotados entre callejuelas estrechas e inclinadas aporta una vista de la ciudad que es imprescindible tanto para el visitante como para el viajero.

Toledo te muestra sus pequeños encantos cuando paseas por ella, los balcones exteriores son una prueba de ello.

Pero tenemos otra prueba de lo que una vez fue Toledo, sus pinturas en las paredes.

Cuando la prosperidad de decayó, el dinero falto y el mejor remedio fue pintar las ventas en la paredes a modo de trampantojo.

 Toda la ciudad es una Joya medieval en mitad de la meseta castellana, un punto de unión de caminos que hizo crecer en su época a los diferentes reinos que se establecieron aquí.

La ciudad de las tres culturas.

Toledo fue cuna cultural de Judíos, cristianos y musulmanes, que se establecieron en la ciudad, creando así otra de las joyas culturales.

En Toledo, como en mi Córdoba, estas culturas vieron pacíficamente, comerciaron juntos y trabajaron en una ciudad que al amparo del reino, creció y se convirtió en su capital.

Un se pueden ver estos rasgos por toda la ciudad, desde la catedral a las sinagogas, e incluso por las calles donde se mezclan los motivos de las tres culturas y que acompañan al viajero en sus paseos matutinos.

Pero también el carácter de los toledanos es un poco parecido a esa mezcla de culturas, e incluso en su gastronomía aún quedan algunos de esos platos.

Visita a la Catedral de Toledo.

Una de las joyas de la ciudad, es su Catedral, en mi opinión, una de las más impresionantes del mundo.

Y ojo, no digo de las más bonitas porque a belleza siempre es subjetiva, pero en cuanto a construcción es realmente impresionante.

Como fue la catedral primada de España, todas las congragaciones quisieron estar cerca de ella, y eso posibilitó que la ciudad creciera más si cabe.

La catedral es una mole impresionante que se alza donde antaño había otra, en este caso visigoda, y una mezquita musulmana, de la que se conservan partes en el interior.

Cuando cruzas la puerta de entrada es impresionante, las columnas, las maderas, las grandes pinturas te abruman.

Mientras intentas escuchar cada descripción de la audio-guía te sientes tan pequeño en mitad de esos pilares que te da hasta miedo.

La construcción es también una maravilla de la ingeniería de la época, los pilares que hacen las curvas de la catedral están construidos de manera muy inteligente.

Pero para apreciar la catedral en sí, hay que alejarse, irse lejos de lo que realmente quieres ver y detenerte a observar. Es como si todo el poder de Dios hubiera creado esta magnífica  catedral.

Desde el interior hasta el claustro, no hay nada que no te deje impresionado, todo está construido con la intención de hacerlo gigantesco.

Un dato curioso es que con el oro y las piedras traídas desde América, se construyó el tesoro de la catedral, que es realmente increíble.

No quiero seguir describiendo este increíble lugar sin detenerme en uno de los puntos que más impresión me causaron.

Esta talla, es un fiel reflejo del arte de la época, una calidad artística e imaginativa sobresaliente hacen de este rincón de la catedral algo que te deja sin palabras.

La representación de la bajada a la tierra de las divinidades, este debe ser el símbolo de la catedral, mucho más que su torre y que la campana conocida como la gorda.

Pero y si te digo que cuando sales fuera de la catedral y es ya de noche ¿todo se vuelve aún más mágico y misterioso? Pues sí y para muestra os dejo esta imagen.

Después de visitar la catedral no hay nada mejor que un paseo nocturno, y como no una visita a la plaza Zocodover para tomar un pequeño tentempié.

Después de pasar el día, entre la catedral y los paseos por las callejuelas toledanas, la noche se antojaba ya cansada, así que regresamos al hotel con ganas de que volviera a amanecer para seguir con nuestra visita.

Ruta por Toledo.

La mañana comenzaba con  los pequeños cantos de los pájaros y el rumor del rio Tajo, que a través de la ventana llegaba a mis oídos.

Nada más levantarme, una ducha rápida y un buen desayuno, todo estaba preparado para comenzar el segundo día de la visita a Toledo.

Como no podía ser de otra manera, la visita que tenía contratada me llevaría a visitar algunos de los puntos principales de la ciudad.

Mirador del Valle.

Este es uno de los puntos más imprescindibles de la ciudad, también es uno de los más visitados y del que la mayoría de las personas tiene el recuerdo de la foto.

Como este punto es uno de los más visitados y vistos a lo largo y ancho de las redes sociales.

El lugar en si no tiene desperdicio, aunque simplemente es un mirador, es uno de los puntos en donde la ciudad tiene mejores vistas así que no os la perdáis.

Vuelta a la Ciudad.

El bus guiado que alquilamos nos lleva de nuevo a la ciudad, y es aquí donde descubro una de las iniciativas que más me gustaron de esta ciudad.

Al llegar a la parte baja de Toledo, descubrimos que justo antes de entrar hay unas escaleras mecánicas.

Han instalado este tipo de acceso que te lleva directamente a la plaza Zocodover sin necesidad de subir todas las cuestas para llegar al centro.

Esta iniciativa me parece sencillamente magistral, permitiendo que personas mayores puedan acceder al centro de la ciudad de una forma fácil.

Tengo que alabar esta iniciativa pues me parece una de las mejores ideas que se han hecho nunca en las ciudades que he visitado.

Recorrido por la ciudad.

Nuestro guía se propuso hacernos un recorrido por la ciudad, todo comenzó en la plaza Zocodover.

Esta plaza era el zoco árabe, donde todos, judíos cristianos y musulmanes comerciaban con sus bienes, desde ganado a frutas y cereales.

Esta plaza es el centro neurálgico de Toledo, donde la vida transcurre, donde los Toledanos salen a tomar algo, o simplemente a pasear por la ciudad.

Todo cuanto rodea a esta plaza es armonioso, y donde se ubican las tiendas y grandes franquicias.

Nuestro camino nos lleva a través del tiempo, aunque en el presente, nos comenzamos a introducir en la parte alta de la ciudad, donde la mayoría de las congregaciones religiosas tenían sus sedes.

En realidad me recuerda un poco a Edimburgo, salvando las distancias, pues en Toledo también había lugares como los closes, pero aquí se llamaban cobertizos.

La ruta sigue y las similitudes con la ciudad escocesa también, descubro que aquí también hay iglesias vendidas, convertidas en discotecas.

Que el palacio de la inquisición ahora es sede del gobierno de Toledo, o algún tipo de edificio público.

Veo que el esplendor y la decadencia de Toledo se ven en las paredes de sus casas, de la opulencia a pintar frescos como si fueran ventanas.

Toledo es tan rica y misteriosa como Edimburgo, aunque claro como he dicho, Salvando las distancias.

Un Paseo por la Judería.

Llega el momento de entrar en el barrio judío y esta señal en el suelo nos lo marca, aquí es donde todo cobra sentido.

Este barrio, se supone que fue uno de los más ricos de la época, ya que los judíos controlaban dinero y eran prestamistas.

Aunque en su propio barrio ya se sabe, siempre tuvieron ese halo de misterio que provocó rechazos.

Cuando caminas por las callejuelas estrechas, puedes ver unos baldosines en el suelo que miran que estas en la judería, cada uno con un símbolo judío.

Pero toda esta visita por este barrio no tendría sentido sin poder entrar en una de las casas judías de aquella época.

En este punto debo dar las gracias al guía por permitirme disfrutar de este pequeño momento, es algo que valoro mucho.

Dentro de la estancia podemos ver, inscripciones judías, es un lugar que fue dedicado a los cultos y era el sótano de una casa de un prestamista.

Aquí la leyenda dice que Isabel La Católica, empeñó las joyas de la corona para pagar el viaje de Cristóbal Colón a las Américas.

En este punto me sentí muy impactado, poder estar en un lugar donde la historia tuvo lugar, es un pequeño privilegio.

Termina la visita.

La visita termina en uno de los puntos más importantes de la judería, La Sinagoga del Tránsito.

Esta sinagoga es una obra increíble en la que intervinieron los musulmanes para su ejecución, de hecho muchos motivos tanto árabes como cristianos se encuentran dentro de la sinagoga, lo que da pie a pensar en esa convivencia pacífica de las tres culturas.

Es en este lugar donde hay un museo de la cultura sefardí donde puedes ver miles de objetos de la vida diaria de los Judíos, de sus cultos y de su forma de vestir.

Incluso, en la parte exterior, en el patio, podemos ver un pequeño cementerio, o mas bien una serie de lápidas que eran de las tumbas de personalidades judías.

Hasta pronto Toledo, prometo volver.

Mi visita a Toledo termina con un poco de pena, ya que me han quedado muchas cosas que ver, por solo estar dia y medio.

Aún así me voy contento de haber podido pasear por esta ciudad, de descubrir un poco mas la historia de España y de la ciudad.

De poder poner mi chincheta en el mapa, y aun asi querer volver a contemplar la hermosura de la Joya del reino.

Visitar el alcazar, los museos y demás actividades quedan en la lista de pendientes para la próxima vez que nos veamos.

“Un saludo y nos vemos en el camino”

Pedro E. Juzgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.